Edad de la razón, ¿edad de inclusión?

Éric Laurent*

3 junio, 2021

La actualidad Trans está que arde. El 23 de abril, la ex atleta de triatlón, medallista olímpica, convertida en trans MtF, Caitlyn Jenner -de la tribu Kardashian-, declaró su candidatura a gobernadora de California en estos términos: “Soy una verdadera ganadora y la única outsider que puede acabar con el mandato desastroso [del Gobernador Gavin Newsom]. He sido una agitadora compasiva durante toda mi vida”. El exgobernador Arnold Schwarzenegger, actor y culturista, considera que tiene todas las posibilidades. La candidatura de Kanye West, todavía marido de Kim Kardashian, a la presidencia de Estados Unidos, marcó el camino.

Dos meses antes, el 28 de febrero, el expresidente Trump pronunció su primer discurso desde su derrota en el mitin de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC). Por supuesto, criticó todo lo que el presidente Biden pudo y no pudo hacer en el primer mes de su presidencia. Y recalcó que es gracias a él que los estadounidenses pueden vacunarse masivamente, pero lo que es más sorprendente, atacó a los atletas transgénero que iban a “destruir el deporte femenino”. Existe una necesidad urgente, dijo, de intervenir: las atletas iban a tener que competir con los “varones biológicos”. Esta formulación es retomada como elemento del lenguaje por los adversarios de la inclusión, y los abogados de los trans la denuncian como un instrumento de opresión.

Una polémica muy americana y globalizada

Esta salida de Trump sobre la necesidad de “proteger la integridad del deporte femenino” es uno de los temas a los que se han subido recientemente otros líderes que, sin embargo, se le oponen, como Rand Paul o Mitt Romney. La oposición a los deportistas trans está muy calculada por los think tanks conservadores. La defensa de la mujer parece estar funcionando bien con los votantes republicanos. Lleva a varios grupos a promover iniciativas en una treintena de estados para prohibir competir a las personas trans. Esta decidida oposición se produce cuando la Equality Act, que propone una serie de medidas para garantizar la igualdad de derechos para las personas trans, está siendo considerada por el Senado. Ante esta asamblea, Rand Paul comparó la cirugía elegida por los trans con la mutilación genital como la infibulación o la escisión. Se equivoca. Esas no son mutilaciones escogidas autorizadas por la ciencia. Se imponen a todos en nombre de una religión.

Como en otras guerras culturales, aquí no se trata de hechos, sino de interpretaciones. Ningún atleta trans ha dominado jamás una disciplina del deporte femenino a pesar de haber competido durante mucho tiempo en competiciones femeninas en 16 estados. Se trata de unir a los religiosos, la derecha culturalmente rígida, los conspiradores, los extremistas, etc. Las iniciativas anti-trans no se limitan a los deportes, y Arkansas -estado evangelista donde los haya- fue el primer estado en aprobar una legislación que prohíbe los tratamientos de afirmación de género como los bloqueadores de la pubertad y las prescripciones de hormonas a jóvenes trans menores de dieciocho. Se está trabajando en una legislación similar en Alabama, Montana y Dakota del Sur. Ya ha sido aprobada en Mississippi. La ofensiva republicana, que presentó 117 objeciones legales de diverso tipo a los avances igualitarios trans en 33 estados, tiene la misma intensidad que, cuando en 2004, los republicanos se opusieron ferozmente al matrimonio para todos. Se supone que se trata de proteger la infancia y el orden moral.

Esto implica atacar directamente la libertad de recetar de los médicos que debaten los méritos de la terapia de bloqueo de la pubertad, que se ha convertido en el tratamiento de referencia en la mayoría de las clínicas especializadas en el mundo occidental durante la última década. Fue este ataque a la libertad de prescribir lo que llevó al gobernador de Arkansas, también republicano, a vetar la ley que prohíbe los bloqueadores de la pubertad. Sabía que su veto sería rechazado por el parlamento estatal, pero quería marcar un límite1.

Estados Unidos se está sumando a su manera a los debates legales que tienen lugar en Inglaterra donde, el 01 de diciembre de 2020 el Tribunal Superior de Londres se pronunció sobre la disputa entre el servicio especializado en la recepción de trans en la Clínica Tavistock, y una expaciente, Keira Bell, que se arrepentía del tratamiento de transformación de género recibido durante su adolescencia. Ella argumentó que era demasiado joven en ese momento para dar un consentimiento verdaderamente informado a este tratamiento. El Tribunal concluyó que la edad de consentimiento debería fijarse en 16 años y que en algunos casos la presunción de capacidad jurídica debería complementarse con la autorización de un tribunal.

Controversias francesas

En Francia se suceden una serie de foros a favor y en contra del tratamiento mediante el bloqueo de la pubertad2. Tras el Llamamiento del Observatorio de los discursos ideológicos sobre la niñez y la adolescencia, tres integrantes de este Observatorio publicaron una columna en Marianne, el 13 de marzo, denunciando “la instrumentalización ideológica de la “disforia de género”3. Le responde una columna publicada en Liberation del 31 de marzo4. Los jóvenes transgéneros no son simplemente “jóvenes con problemas de identidad y en las garras de todo tipo de angustias” como se habían expresado los autores del foro de Marianne, y la disforia de género tiene un tratamiento de referencia: el apoyo médico de tipo afirmativo que implica la prescripción de hormonas. Los firmantes señalan que: “Por supuesto que estos tratamientos pueden tener efectos secundarios, pero condenar estas prácticas sobre la base de estos efectos es descuidar el sufrimiento de los jóvenes que no reciben ningún tratamiento”. Señalan que, entre los menores transgénero, existe una alta frecuencia de trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, riesgos de comportamiento agresivo o intentos de suicidio. La pregunta está formulada de tal manera que, para los peticionarios, es obvio que estos trastornos asociados son consecuencia de la discrepancia entre el sexo de nacimiento y el género vivido. Por lo tanto, es necesario y suficiente realizar una transición de género para que mejoren los trastornos asociados. El tratamiento de referencia es por tanto el bloqueo de la pubertad en el momento en que se afirma, es decir, a partir de los 16 años, la prescripción de hormonas opuestas al sexo de nacimiento, según las recomendaciones de la Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transgénero (WPATH). Por lo tanto, a los sanitarios no les queda más que aplicar este tratamiento en todos los casos y reducirse a la función de acompañamiento del desarrollo de su bienestar5.

Por el contrario, los niños intersexo no quieren ninguna intervención, ya sea con drogas o con productos químicos. La contradicción puede parecer difícil de sostener por los sanitarios adultos. ¿Debemos actuar o no actuar? Para los firmantes la solución de la contradicción es sencilla. En ambos casos, es necesario apoyar los deseos de los niños, que son personas con plenos derechos. Este es ciertamente el caso, pero hay que recordar que podrían ser niños a partir de los 3 años, que la pubertad puede comenzar a los 11 y que este sería el único dominio en el que el niño no tendría que seguir ninguna otra norma que la de su deseo.

En el sitio de Mediapart, una red de salud Rhizome y la asociación Clar-T, con sede en Toulouse de autoayuda para personas trans, reaccionaron con una carta abierta6 a la denuncia del Consejo Nacional de la Orden de Médicos contra los médicos que hubieran prescrito hormonas fuera de los protocolos de la Clasificación Común de Actos Médicos (CCAM), que aún conserva el término transexualismo en su nomenclatura. Este término es antiguo y patologizante, señalan. La carta abierta pide la despsiquiatrización “real y efectiva” de las personas trans, lo que significa acceso irrestricto a recetas de hormonas para todos y su reembolso, fuera de la calificación de “enfermedad de larga duración”. Por tanto, las controversias están floreciendo, fuera de los círculos profesionales, pero también dentro de ellos. No tienen los mismos objetos. Sin embargo, no son menos intensos y virulentos.

Fin de la disforia. Porvenir de la incongruencia

Recientemente, un artículo informa sobre las polémicas que agitan los círculos profesionales que tienen que definir el futuro de la “toma a cargo” de las solicitudes de trans7. Una cuestión decisiva se refiere al abandono de la “disforia de género” que todavía aparece en el DSM-5, aunque no sea un trastorno, un disorder. Estos debates atraviesan los congresos de la WPATH8. Para continuar la despatologización de la cuestión trans, algunos proponen la creación de una categoría de “incongruencia de género”, Gender incongruence of childhood (GIC), “que se incluiría en una nueva categoría propuesta por la OMS en la nueva versión de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 11): “problemas asociados a la salud sexual”.

Los partidarios del diagnóstico evocan el riesgo de suicidio en los niños. Así pues, un diagnóstico permite actuar. También permite el reembolso de tratamientos y el mantenimiento de investigaciones médicas, publicaciones verificables, al aire libre. Los que se oponen, que también son sensibles al riesgo de suicidio, por el contrario, deducen que los médicos y sus etiquetas deben quedar fuera de la elección del niño. Recuerdan que las asociaciones están en contra de cualquier etiqueta clínica para el niño. Los médicos no tienen que intervenir a nivel hormonal hasta los 16 años.

Muchos apuntan a la diversidad de situaciones trans, especialmente entre sujetos que se consideran no binarios. Un paciente de MtF dice: “Soy una mujer y tengo un pene. Por tanto, es el pene de una mujer”. Quiere utilizarlo en sus relaciones sexuales a pesar de que el hecho de utilizar sexualmente sus genitales de nacimiento ha sido considerado durante mucho tiempo, en el modelo médico de “transexualismo”, como un índice que motiva la negativa de los médicos a permitir que la persona trans en cuestión acceda a tratamientos hormonales. La WPATH quiere por el contrario dejar la opción de preservar o no sus órganos, como una opción.

A diferencia de la WPATH, la Sociedad Francesa de Estudios y Atención a la Transidentidad (SOFECT), entre 2016 y 2018 permaneció separada de las asociaciones de comunidades trans. En primer lugar, buscó acercar las prácticas de las muy pocas consultas francesas especializadas a las normas internacionales. También examinó las particularidades nacionales inducidas por la ley de 2016 sobre la “modernización de la justicia del siglo XXI”. Ésta no deja el cambio de sexo en el estado civil como puramente declaratorio. Se necesitan algunas pruebas de la viabilidad de la nueva identidad, pero ya no es necesario haber recibido tratamiento médico.

El aggiornamento continuo permitió acercarse a las indicaciones de WPATH. Surgió la posibilidad de incluir asociaciones trans, especialmente a iniciativa del grupo de consultas de París. El Congreso SOFECT 2018 mostró importantes tensiones sobre las modalidades a seguir en este camino. La oposición de las asociaciones a cualquier colaboración con la sociedad científica, acusada de deseo de patologización, medicalización y transfobia, llevó a SOFECT a disolverse en el otoño de 20209. Recibió nuevos estatutos y un nuevo nombre: Asociación multiprofesional francesa para la salud de las personas trans, también llamada FPATH, siguiendo el modelo de las siglas WPATH.

El presidente ya no es, por supuesto, un psiquiatra, sino un cirujano urólogo. En estas condiciones, tres asociaciones trans han acordado unirse a su junta directiva, mientras que la mayoría de las asociaciones continúan negándose a unirse. Para estos, la despsiquiatrización no es lo suficientemente eficaz. Hay demasiados requisitos médicos. La decisión aún no pertenece a las estrictas personas interesadas y la libre disposición del cuerpo de cada sujeto no está suficientemente asegurada. En fin, ¡otro esfuerzo, franceses, por ser republicanos, como decía el divino marqués!

Negarse a ser el instrumento de un imperativo universal

Por tanto, nos enfrentamos a dos imperativos opuestos e igualmente restrictivos. Por un lado, el protocolo de afirmación de género, apoyado por las asociaciones más radicales, quiere que haya un solo tratamiento para el sufrimiento disfórico. Se trata de un tratamiento prácticamente irreversible que se instaura desde los 7 años, en diferentes etapas, hasta la prescripción de hormonas contrarias al sexo biológico a la edad legal, 16 o 18 años según el país.

Por otro lado, tenemos el deseo de apelar a la ley para prevenir los bloqueadores de la pubertad en todos los casos, ya que conllevan un protocolo unívoco e irreversible. Es incorrecto decir que el tratamiento es reversible, ya que, en la serie de niños atendidos en Tavistock, la única consulta especializada del servicio público para todo el Reino Unido, un estudio realizado a lo largo de nueve años, todos los niños que habían recibido bloqueadores de la pubertad, excepto uno, continúan con hormonas opuestas (cross hormones)10.

Ya sea frente al imperativo universal de las asociaciones o al imperativo universal de la ley, el médico o el terapeuta sólo tendría que reducirse a su papel de instrumento. Esta reducción, este shrinkage, se opone a cualquier línea de conducta que desee tener en cuenta las particularidades de las afirmaciones del niño y las complejidades que pueden revelarse dentro de la identificación: Ser trans.

Esta identificación viene de lejos. Los historiadores e historiadoras de personas trans han demostrado que hubo casos de niños trans mucho antes de su cobertura mediática y de la existencia de tratamientos hormonales. Pudieron manifestar una voluntad inflexible durante su vida, obteniendo todo lo posible, dentro del marco legal de la época, para que se reconociera su transición al otro sexo11. Por otro lado, antes de 2015 y del consenso con las asociaciones sobre tratamientos de afirmación de género, los estudios mostraron que entre el 60% y el 85% de los niños cambiaron de opinión sobre su transición antes de los 16 años12.

Frente a estos fenómenos excepcionales, irreductibles en una medida común, parece imposible pensar que un tratamiento universal pueda resolver las cuestiones singulares y cruciales que surgen para médicos y terapeutas. El recordatorio del gobernador de Arkansas, según el cual no vemos por qué una ley impondría al médico una única vía terapéutica, parece bien fundado13. También sostuvimos, en el campo de autismo, que una ley no tenía que intervenir en la elección de los tratamientos que los padres y los niños desean conservar, una vez que hayan tenido acceso a una variedad de enfoques terapéuticos. Mantener la diversidad de enfoques y formas de intervención, y poder tener en cuenta la particularidad de los niños trans, no es suficiente, pero es una condición necesaria.

La vía de la docilidad

En su texto titulado “Docile au Trans”, Jacques-Alain Miller nos pregunta: “Los trans, ¿cómo pueden los practicantes que proceden de Freud negarse a escucharlos cuando expresan el deseo, lo que no siempre ocurre?”. Freud había logrado hacerse dócil al discurso histérico dándole su valor de verdad, rechazando la mostración de Charcot. Fue dócil a la histeria al abordar estos sujetos uno por uno.

¿Qué significa el deseo de proceder uno por uno en nuestra época de lobbies asociativos y grupos militantes? Es ante todo negarse a reducirse a ser el instrumento de un imperativo llegado de otra parte, de quien se dirige a nosotros. Es también concretar las articulaciones de lo simbólico, lo imaginario y lo real que constituyen un sujeto, al margen de las rígidas clasificaciones existentes que el sujeto, en su singularidad, siempre desplaza.

También debemos cuestionar el estado real de las utopías de la relación sexual que se nos presentan en los discursos actuales, con su dimensión de “locura”. Esta dimensión se introduce desde el momento en que un significante se vuelve real, cuando el significante hombre, el significante mujer, la relación hombre/mujer o madre/hijo adquieren un efecto de sentido unívoco, absoluto. Esto es lo que apunta Jacques-Alain Miller en su entrevista con Éric Marty sobre los estudios de género que “ignorando la diferencia de sexos, no se resignan a la inexistencia estructural de la relación sexual […] elucubran cosas que siempre conducen a alguna utopía de la relación sexual”14 . El horizonte de la utopía de las relaciones sexuales también puede apoyar la utopía de un enfoque terapéutico único, armado con tecnología biológica de última generación. Esto es también lo que tiene lugar en el anhelo de convertirse en un verdadero hombre o mujer. No hay razón para seguir estas utopías sin interesarse por su propia locura.

La práctica clínica contemporánea ya no se apoya en el paradigma transexual, que es inadmisible. El trans se ha separado del transexual, no se define por su creencia, sino por el deseo de deshacer una asignación. El paradigma trans sostiene toda la queerización del sexo. Las personas trans sufren por la insuficiencia de su cuerpo, no por la creencia de que son del sexo opuesto. Sufren de “disforia de género”. En esta perspectiva, el mal viene del Otro. No logran incluir sus cuerpos en una sociedad transfóbica. Es decir, una sociedad que tiene rígidos requisitos heteronormados para todos.

Las trans llevan consigo una exigencia de no discriminación, y esto es importante para nosotros, de igual manera que el “matrimonio para todos” ha permitido darnos cuenta de cuánto se podrían renovar los semblantes y las rutinas instaladas durante dos siglos en un debate colectivo que ha ampliado el horizonte de todos.

Este es también el caso de todo el campo de la procreación médicamente asistida. No deja de aportar nuevos objetos de pensamiento que permitan esclarecer la situación del niño en las utopías contemporáneas.

Debemos apoyar las demandas de no discriminación de las personas trans, sin que ello implique reducirnos a una posición de instrumento, de entusiastas o de alabadores de los nuevos activistas de la abolición de la diferencia de los sexos.

El goce trans, concebido como un todo cerrado sobre una identidad cerrada, implica una reivindicación. Cada todo quiere ser admitido en pie de igualdad con los demás. Apoyar la no discriminación no es lo mismo que apoyar la demanda sin reservas. Por ejemplo, ésta. El goce trans MtF no es el goce femenino que no quiere ser reconocido como un todo -es irrepresentable, refractario a toda la civilización; lo que ella pide, es un nuevo amor-.

El camino estadounidense de la Equality Act quiere dar un estatus político renovado a la política de identidades que ha marcado sus límites y conducido a los callejones sin salida que los conservadores estadounidenses están tratando de explotar. Ser dóciles a las personas trans es parte del esfuerzo por comprender cómo la nueva visibilidad de las personas trans en el espacio público permite transmitir que “una tirada de dados nunca abolirá el azar”, que una utopía de la identidad sexual nunca abolirá la inexistencia de relación sexual.

*Psicoanalista. Miembro de la AMP (ECF)

Traducción: Luis Alba.

Fotografía seleccionada por el editor del blog,

Publicado en: https://elp.org.es/edad-de-la-razon-edad-de-inclusion/

Notas:

  1. Masson C., Eliacheff C. & Cognet A.,“ Transgenrisme: Avec cet effacement des limites, c’est la suprématie des sentiments qui guide les conduites”Marianne, 16 de marzo de 2021.
  2. Véase Masson C. con Cognet A. y Perret A. en conversación con Dupont L., «Les Trans dans le sillage du Woke e que l’on voit quand on regarde avec les yeux du nouvel Observatoire des discours idéologiques sur l’enfant et l’adolescent», Lacan Quotidien, nº 928, 25 de abril de 2021, p. 100.
  3. Masson C., Eliacheff C. & Cognet A., “Transgenrisme: Avec cet effacement des limites, c’est la suprématie des sentiments qui guide les conduites”Marianneop.cit.
  4. «Transgénero e intersexuales: los niños son personas»Liberation, 31 de marzo de 2021, disponible en Lacan Quotidien nº 928.
  5. Sobre esta reducción consentida, cf. Masson C. con Cognet A. & Perret A. en conversación con Dupont L., “Les Trans dans le sillage du Woke”, op.cit. 
  6. Ver «Accès aux soins des personnes trans : il est urgent d’agir»Mediapart, 31 de marzo de 2021
  7. Cf. Giami A. & Nayak L., “Controversias en el manejo de situaciones trans: una etnografía de conferencias médico-científicas”Sciences Sociales et Santé, vol 37, nº 3, septiembre de 2019.
  8. Ibid., p. 8-9.
  9. Cf. Chansel J. & Hervé É., “Transfobia: la “sociedad culta” encargada de las vías de transición evoluciona sin convencer”Mediapart, 25 de marzo de 2021
  10. Cf. Viner R. (autor principal), Carmichael P., Butler G., Cole TJ, De Stavola BL, Davidson S., Skagerberg EM, Khadr S., “Short-term results of pubertal suppression in a selected cohort of 12 to 15 year old young people with persistent gender dysphoria in the UK”PLOS ONE, febrero de 2021
  11. Véase Gill-Peterson J., “Transgender childhood is not a “trend”, The New York Time Times, 05 de abril de 2021
  12. Cf. Zucker K., “Different strokes for different folks”Child and Adolescent Mental Health, vol. 25, nº 1, febrero de 2020, p. 36-37.
  13. Cf. Bruni F., “Republicans find a cruel new culture war”, The New York Times, 04 de Abril de 2021.
  14. Marty É. & Miller J.-A., “Entrevista sobre El sexo de los modernos«Lacan Quotidien, nº 927, 29 de marzo de 2021, p. 6. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s