CORONAVIRUS: “No sin mi Rollo”

No sin mi Rollo

 

José R. Ubieto*

 

 

Agua, legumbres, arroz, pastas y papel higiénico son los productos más comprados estos días. Los cuatro primeros parecerían lógicos si estuviéramos ante una cuarentena larga. Pero ¿papel higiénico en cantidades anormales? Es evidente que en situaciones de pánico colectivo la gente muestra su lado aparentemente más irracional. Y ¿quién dijo que los seres hablantes son racionales y razonables al 100%?

El temor del Covid-19 se debe a la incertidumbre: no sabemos el tiempo que durará y hemos perdido el control personal de la situación, el locus control. Una primera estrategia es hacer algo para recuperarlo, o al menos tener la sensación de que reducimos el riesgo. Acaparar productos es una primera manera. Pasó en 1918, durante la llamada gripe española, en la que miles de consumidores compraron botellas de Vicks VapoRub sin ninguna evidencia de eficacia.

En 1973, los estadounidenses limpiaron los estantes del papel de WC durante un mes basándose en poco más que rumores, temores y una broma. Al borde de la crisis del petróleo y preocupados por los suministros limitados de productos como gasolina, electricidad y cebolla, bastó para ello una broma de Johnny Carson, famoso presentador de la televisión. En lugar de reírse, la gente lo tomó en serio y comenzó a acumular papel higiénico. No es casualidad que mientras muchas industrias han huido de ese país, la fabricación de papel higiénico no. Desde entonces, cada crisis repite las mismas escenas: Venezuela, Australia, Hong Kong y ahora se hacen virales en todo el mundo.

No importa que el riesgo que reduce tener papel de WC sea muy inferior a disponer de alimentos, es un recurso barato que asegura que, en medio del desastre, al menos habrá algo cubierto (el papel tiene una vida más imperecedera que los alimentos). Y si, además, vemos que todo el mundo lo hace, eso nos interroga sobre si no debiéramos también apuntarnos al rollo.

Por otra parte, el tamaño aquí cuenta: atenazados por el abismo que se abre en nuestras vidas, nada más desesperanzador que ver estantes vacios –dado el volumen que ocupa, es el primer gran hueco que detectamos- y eso nos angustia porque evoca el agujero interior.

Una última razón, pero no menos importante. Freud equiparó de manera antitética las heces fecales con el oro; la primera, la sustancia más despreciada por el hombre y la segunda, la más preciada: “El oro es el excremento del inframundo”. La mierda, llena de microorganismos, es el reverso de lo más valioso. Es lo primero que nos piden que entreguemos, nuestro regalo infantil que luego se sublimará en dibujos, manualidades, poemas. Lo damos y lo retenemos, según caracteres. No es cualquier acto, requiere de su tiempo y de sus condiciones, algunos incluso tienen su pequeño santuario con libros, velas, móvil… ¿Por qué no íbamos a asegurarnos de tener allí, en ese trono, todo lo necesario, y más cuando il mondo a nuestro alrededor gira, gira y gira?

*Psicoanalista de la AMP (ELP)

Fotografía seleccionada por el editor del blog.

 

Publicado en La Vanguardia, 17 de marzo de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s