Hacia el Foro de Roma. “Vivir en la ilegalidad”

Vivir en la ilegalidad

 

 

Sofia Guaraguara*

 

 

  1. Introducción

 En mi práctica como psicóloga y psicoanalista he encontrado muchas personas migrantes viviendo en Ginebra. De este encuentro, he efectuado varias constataciones que abordaremos en este trabajo. En primer lugar, presentaremos las características generales de las personas que migran y las condiciones en las que se encuentran. En segundo lugar, recorreremos brevemente la legislación suiza sobre extranjería. En tercer lugar, presentaremos las constataciones y las dificultades a nivel personal que estas personas migrantes encuentran. Finalmente, describiremos los tres síntomas contemporáneos de la migración.

Antes de comenzar, hay que señalar que la migración no es un fenómeno nuevo, sino un movimiento global que existe desde hace milenios y que se acentúa en general después de las catástrofes políticas (guerras, dictaduras…), los desastres naturales (sequias, inundaciones…) o incluso debido a desequilibrios inter hemisféricos (cuando los países del sur buscan una puerta hacía los países del norte), etc.

Sin embargo, actualmente, los migrantes encuentran cada vez más barreras y dificultades. Como lo indica Miquel Bassols “En nuestra época, el estatuto del inmigrante consiste justamente en no tener un estatuto civil o legal en la comunidad donde quiere entrar, la cual va a imponerle unos criterios cada vez más difíciles de satisfacer para acogerlo. Antes, el inmigrante era el que se iba de un país para encontrar un sitio en otro país. Ese tipo de inmigrante existe cada vez menos”[1].

  1. Características generales y condiciones de vida

En 2004, el Sindicato Interpersonal del Trabajador (SIT) realizó un estudio en la ciudad de Ginebra sobre las características generales de las personas migrantes. Lo que permitió concluir fue que se trata principalmente de mujeres que provienen de América Latina, entre 30 y 45 años, y con estudios superiores. Añadiremos las características que he podido observar durante el ejercicio de mi profesión:

Estas personas migrantes realizan trabajos domésticos mal remunerados en Ginebra. Muchas de estas mujeres son madres de familia que debieron separarse de sus parejas y de sus hijos debido a eventos personales dolorosos, insoportables, que les obligaron a tomar esta decisión. Después de pasar un tiempo en Ginebra, algunas vuelven al país de origen y vuelven con sus hijos. Según las circunstancias, ellas envían a otras personas a buscar a sus hijos para que la familia pueda reunirse en el país. Se confrontan a otra lengua, ya que la mayoría habla español. No tienen papeles en regla, es decir, que no están inscritas legalmente a pesar de que las autoridades están al corriente de su presencia. Por tanto, están expuestas al control policial tanto en la calle, como en casa o en los lugares públicos. Podemos concluir diciendo que las personas migrantes dejan una situación difícil para ir hacia condiciones aún más difíciles.

  1. Legislación suiza e instituciones

En relación a la legislación suiza para los extranjeros, una ley entró en vigor en 2008 limitando la estancia en el territorio suizo para todas aquellas personas que no pertenecen a la Comunidad Europea. El tiempo de estancia es de corta duración, lo que implica que las personas no se pueden proyectar para vivir ni para instalarse.

Una pregunta que podemos hacernos, es, por qué esta elección de Suiza. Hay que saber que históricamente Suiza era un país que acogía a los migrantes por diferentes razones y períodos. La particularidad de Suiza es que desde hace años ofrece a las diferentes comunidades extranjeras, que aportan conocimientos, el refugio y la posibilidad de trabajar, gozando así de la posibilidad para instalarse y tener libertad profesional. “Una primera inmigración significativa intervino en 1888 y 1914, en relación con el crecimiento económico y la realización de las obras del ferrocarril; los trabajadores extranjeros podían entonces vivir libremente en Suiza y disponían de libertad profesional”[2], es decir que desde hace muchos años Suiza era un país abierto que ofrecía un asilo destacado. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha modificado y homogeneizado con las políticas de los países de la Unión Europea. A pesar de la radicalización de Suiza, como ocurre en los otros países de la Comunidad Europea, sigue atrayendo a las personas venidas de fuera.

  1. Constantes dificultades personales

Dificultades personales han sido constatadas durante la práctica clínica.  Estas se presentan de forma recurrente en las mujeres, algunas ya presentes en sus vidas antes de su partida, y algunas ligadas a la nueva situación. Esto nos permite pensar que el sujeto se halla en un momento de su vida enfrentado al sufrimiento, y encuentra como solución la posibilidad de irse a vivir lejos, a pesar de no tener el permiso de estadía.

Nuestra hipótesis es que “la huida es una búsqueda desesperada de solución, pero que es únicamente imaginaria” Su partida es una huida para escapar a algo insoportable o para evolucionar hacia algo mejor. Por ejemplo:

  • La separación de una relación amorosa
  • La búsqueda de “El dorado”: Se trata de una idealización magnificada del país de acogida.
  • Las violencias machistas, o las situaciones de abuso y de violencia sexual.

Estas personas no tienen idea de las dificultades que les esperan al llegar y en ocasiones se confrontan a dificultades aún peores que las que habían dejado.

Una vez el acto realizado, se dan cuentan de los problemas que provocaron alejándose. Frente a esta situación que las culpabiliza, algunas envían dinero en compensación. Al llegar, estas personas se encuentran con nuevos sufrimientos:

– El éxito a toda costa: Hay que sacrificarse de manera desmesurada para obtener el objetivo, los problemas de salud no les detiene para poder enviar dinero para pagar los estudios, la casa… etc.

El trabajo sin descanso: Para no pensar, y cansarse físicamente hasta el agotamiento.

– La injustica laboral: Trabajar en condiciones inadecuadas con horarios interminables, sin pausas y con un salario de explotación.

Vivir en la incertidumbre: Con la idea de quedarse o irse siempre presente, que no le permite construirse personalmente.

– Desclasamiento: Hay un cambio radical, en la mayoría de los casos tenían un nivel social, profesional, intelectual y trabajaban de manera calificada. Ahora una abogada puede encontrarse trabajando como mujer de la limpieza.

– Ausencia de referencias: No saben qué hacer, lo más mínimo puede convertirse en un problema.

A partir de estas constataciones sobre las diversas formas de sufrimiento, deducimos tres grandes síntomas contemporáneos: El abandono, la degradación social y el sacrificio.

Según Lacan, el sujeto es hablado antes de nacer. Esta palabra produce efectos en el sujeto: “ Un niño localizado ya en el trabajo, la familia, la patria. No podemos escapar a esta trinidad”[3]. El sujeto está alienado al discurso del Otro. “Un discurso, es esta especie de lazo social, es lo que nombramos de mutuo acuerdo… porque él es parlante que es ser parlante, porque solo puede existir en el lenguaje”[4]. La alienación es la operación que implica la inscripción del sujeto en el campo del Otro, a través del cual el sujeto aparece.

La segunda operación, llamada de separación, es “(…) el deseo del Otro es atrapado por el sujeto en lo que no encaja, en las fallas del discurso del Otro, y todos los  por que del niño no surgen de una avidez por la razón de las cosas –mas bien constituyen una puesta a prueba del adulto, un ¿por qué me dices eso? sucitado siempre de lo mas hondo – que es el enigma del deseo del adulto”[5].

En otras palabras, podemos decir que la alienación es el discurso del Otro. Es la palabra la que es hablada en lugar del sujeto. Este último viene del discurso del otro, pero el sujeto hace preguntas, lo que quiere decir que hay palabras que no corresponden. Por tanto hay una cuestión sobre el saber por qué este Otro ha dicho esto. Esta operación marca la separación, el hecho de preguntarse por qué. Esta se convierte en el enigma sobre el deseo del sujeto. De esta separación surge una falta también, entre el sujeto y el Otro.

Es evidente que migrar es un evento estremecedor. Margarita Álvarez dice “es verdad que la migración es una coyuntura vital que implica muchos cambios y por tanto pérdidas. Todo aquello que rodea al individuo se modifica; los lazos familiares y sociales, la cultura, la lengua (o incluso la manera de habitarla, la forma de hablarla), el estatus social y el clima, el paisaje. Pero todo esto constituye igualmente una fuente de esperanza, la mayoría de las veces, la de una vida mejor”[6].

Como hemos podido constatar en los diferentes encuentros con estas personas, hay muchos cambios, muchas emociones y mucho sufrimiento.

Cada persona viaja a su manera,  en momentos diferentes de su vida, a menudo cuando el sufrimiento se vuelve insoportable y el viaje es la respuesta. Es una huida desesperada a la búsqueda de una solución imaginaria. El desconocimiento y la idealización pueden conducir a veces a situaciones más complicadas de lo que se hubiera podido imaginar.

Todo dependerá de cómo el sujeto se encuentra, es decir la manera en que será recibido por el otro. En muchos casos en que las personas se encuentran en una situación de extrema fragilidad, el hecho de poder hablar, de ser reconocido en tanto que sujeto le permite abrir posibilidades menos idealizadas que permiten al sujeto a ir más allá y salir de su posición de víctima y de llevar una vida sacrificada.

 

 *Psicoanalista de la AMP (NLS)

Traducción: Mari Paz Rodríguez

[1] https://www.pipol8.eu/2016/12/14/el-objeto-sin-papeles/?lang=es

[2] Etienne Piguet « L’immigration en Suisse » page. 106. Ed. Presses Polytechniques et Universitaires Romandes. 2009 WWW.Bref Historique Suisse.

[3] Miller, J-A., op.cit. p.206.

[4] Lacan, J. Discours de Louvain, 13 de octubre de 1972.

[5] Lacan, J. Le Séminaire XI, p222.

[6] Margarita Álvarez,  blog elp.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s