Autoridad y autoritarismo. Una lectura desde el psicoanálisis

Miquel Bassols*

Pretendemos mostrar en qué la impotencia para sostener auténticamente una praxis,
se reduce, como es corriente en la historia de los hombres, al ejercicio de un poder.
Jacques Lacan

La autoridad es mutua o no es. Blai Bonet

¿La autoridad está en crisis? [1] Lo escuchamos en lugares y ámbitos muy diversos: la autoridad de los padres y de las madres en la familia, la de los maestros en el ámbito pedagógico, la de los médicos y terapeutas en su práctica clínica, la de los investigadores en el campo del saber científico, la de las jerarquías en las instituciones religiosas. Y sobre todo la autoridad de los políticos en el mundo de la política. La política es hoy el campo donde las autoridades son puestas más en cuestión, donde a menudo se hace muy difícil que sean reconocidas —«No nos representan», dicen— y donde también se hace más difícil que se reconozcan entre ellas —«¡Está mintiendo! Usted no tiene autoridad para seguir gobernando»—. La descalificación de la autoridad del otro parece hoy el recurso más efectivo para menospreciarlo, para echarlo de los lugares del poder y también para negarle finalmente los derechos más fundamentales. ¿La autoridad está en crisis? De hecho, si hacemos un repaso a lo largo de la historia, la autoridad siempre ha estado en crisis, especialmente cuando debe justificar en qué se autoriza, en qué se sostiene. Entonces, cuando la autoridad desfallece, el autoritarismo se convierte en el síntoma de un uso del poder que no puede respetar ya la singularidad de las personas. Cuando desaparece la autoridad y se degrada en el uso del poder de la fuerza, legal o física, desaparece el reconocimiento mutuo indispensable para convivir en una sociedad que se reconozca a sí misma como justa y verdaderamente democrática. La democracia, convertida en un juego de mayorías garantizadas sólo por la cantidad de votos obtenidos en unas elecciones, se convierte entonces en un sistema vacío de contenido, en un simple recurso retórico para un retorno del autoritarismo más sutil o más grosero. «Democracias autoritarias» se llaman ahora, o también «democracia sin política». Este recurso al autoritarismo se hace muy a menudo en nombre de la legalidad como garantía última de la autoridad, del uso del poder y de la fuerza en el seno de los propios sistemas democráticos. Constatamos, sin embargo, que el recurso único y constante a la legalidad alimenta más aún la crisis de la propia autoridad.

El conflicto que estamos viviendo estos últimos tiempos entre Cataluña y el Estado español es sin duda paradigmático de esta coyuntura. El recurso único y constante a la legalidad para resolver los conflictos políticos ha llevado a un callejón sin salida que no parece tener ya marcha atrás. ¿Podemos leerlo como un conflicto de autoridades que no se pueden reconocer entre ellas? En todo caso, el síntoma Cataluña, por llamarlo así, es ya un síntoma en Europa y plantea el problema de la autoridad y del uso del poder a instancias y niveles diversos. Esta coyuntura ha sido sin duda uno de los motivos de nuestro interés por el tema de la crisis de la autoridad y de la emergencia del autoritarismo. Es el hilo rojo que atraviesa estas páginas.

El círculo vicioso entre autoritarismo y crisis de autoridad —uno se nutre del otro, uno es efecto del otro— ha sido señalado ampliamente por muchos pensadores, especialmente después de la Segunda Gran Guerra, momento que firmó el declive de las figuras clásicas de la autoridad. Hay que seguir el rastro de algunos de estos pensadores a partir de la segunda mitad del siglo XX para entender la coyuntura en la que nos encontramos actualmente. Fue también el inicio de la época de los nuevos autoritarismos, desde los más implícitos hasta los más explícitos, que hoy crecen al amparo de las democracias formales occidentales con una retórica tomada de su tradición más ilustrada. Podemos escuchar incluso un discurso xenófobo en nombre de los derechos humanos. El autoritarismo no es entonces incompatible ni con el Estado de derecho ni con un régimen democrático que puede sostenerse bastante bien como una democracia de amos que no llegan a conversar entre ellos, cada uno en su feudo. El discurso del autoritarismo no podría sostenerse, sin embargo, sin las servidumbres voluntarias de partes de la población que encuentran en las figuras del amo moderno un seguro frente a la incertidumbre y la indeterminación inherentes al malestar en la civilización. De ningún otro modo puede explicarse la extensión creciente de este nuevo discurso autoritario que atraviesa Occidente, legitimado precisamente en nombre de la democracia. El autoritarismo es un fenómeno que se infiltra así en el tejido social de maneras muy diversas y desapercibidas. Sus raíces se hunden en lo más íntimo de cada sujeto, en su relación con los otros más cercanos y también en la relación de cada uno con lo que es más desconocido en sí mismo. El resorte del autoritarismo es siempre inconsciente, responde a un momento crucial de la subjetividad de nuestra época y hay que escucharlo como un síntoma de la degradación de los vínculos sociales. No se puede entender el autoritarismo y su uso del poder en todos los ámbitos sin entender primero este resorte individual del autoritarismo.

¿Cuál es la lógica que conduce a la crisis de la autoridad y que acompaña, por otro lado, el declive que constatamos en nuestras sociedades democráticas? ¿Qué puede aportar hoy el psicoanálisis en el ámbito de la política en relación a la autoridad y al uso del poder? ¿Qué consecuencias podemos extraer desde la experiencia del psicoanálisis, siempre individual, en los conflictos que se hacen patentes en las sociedades llamadas democráticas? La extensión de la psicología individual al campo social y político ya fue prevista por Sigmund Freud, especialmente en su texto titulado «Psicología de las masas y análisis del Yo», principio de una orientación que ha propiciado desde entonces desarrollos y contribuciones de gran interés. El psicoanálisis de Jacques Lacan reformuló sus fundamentos y nos puede ayudar a actualizar un análisis de los vínculos sociales y de la autoridad que hoy nos parece indispensable para estar a la altura de la subjetividad de nuestra época, una subjetividad cada vez más marcada por las crisis de los sistemas simbólicos, hechos de lenguaje, en los que tienen lugar estos lazos.

Quien espere fórmulas inequívocas y de manual para responder al problema actual de la autoridad en crisis no es necesario que siga leyendo. No me siento nada autorizado a acompañarlo en la elaboración del concepto y en la experiencia de la autoridad. Quien espere una construcción de las preguntas que he sabido hacerme desde el psicoanálisis para tratar el problema de la autoridad y de su crisis en nuestras sociedades, hará bien en acompañarme. Seguramente sabrá entonces construirse también sus propias preguntas.

*Psicoanalista. Miembro de la AMP (ELP)

1 Traducción al castellano de un fragmento de la Introducción del libro Autoritat i autoritarisme. Una lectura des de la psicoanàlisi. Publicacions de la Universitat de València, octubre de 2020. https://puv.uv.es/autoritat-i-autoritarisme.html

11 respuestas a “Autoridad y autoritarismo. Una lectura desde el psicoanálisis

  1. Miquel: Qué texto tan interesante. Hay una especie de judicialización del a autoridad. Toda ella recae en sostenerse en las “leyes sociales”, es decir, las del derecho, en lugar de la autoridad como autorización. En Argentina sucede lo mismo. En este sentido, este texto suyo, a mí entender, conversa con el que escribió hace poco sobre ideología. Por otro lado, esta servidumbre voluntaria que vemos hoy en día, es algo diversa que la de otras épocas. Antes, era someterse a un amo sin más, reconociéndose sometido, aunque desconociendo su parte en ello. Hoy es hacerlo creyéndose “libre”. Y ahí hay una trampa importante. Muchas gracias por ayudarnos a pensar, Miquel.

    Me gusta

  2. Estimado Sr. Miquel Bassols, su análisis de la autoridad y el autoritarismo me parece muy pertinente. Las preguntas siempre son necesarias, en especial para encontrar nuevos caminos que nos lleven a solucionar los problemas (ya sean viejos o nuevos) que nos aquejan y que dificultan precisamente ese camino largo y tortuoso hacia el “ser libre y feliz”.

    Sin embargo, es inquietante que la lista de preguntas y de ciudadanos que generan mas y mas preguntas no para de crecer, sin conllevar a unas mínimas respuestas que nos permitan avanzar. Últimamente tengo la impresión que la carga de preguntas, críticas, denuncias y reivindicaciones es tan pesada que nos impide caminar y plantearnos unas mínimas respuestas que refuercen la verdadera “autoridad” sin la que las sociedades resquebrajan sus vínculos y su capacidad de alcanzar los fines a los que una gran mayoría aspiramos. ¿Para cuando respuestas, aunque sean preliminares y dubitativas?
    Muchas gracias por ayudarme a pensar en todavía más preguntas si cabe.
    Cordialmente, Temi

    Me gusta

  3. Miquel! Muy interesante tu planteo. Después de leer tu texto, me surge la pregunta ¿es la servidumbre voluntaria el sometimiento a los mandatos de ¡Goza! del superyó, colocando en una posición masoquista, en el discurso capitalista? ¿Cómo multiplicar los efectos singulares del psicoanálisis para revertir esta posición de goce en la comunidad autoritaria?

    Me gusta

  4. Estimada Marcela:
    Gracias por la lectura. Sí, el autoritarismo de hoy no es siempre tan manifiesto y visible como el de Trump.
    Estimado José, gracias por las nuevas preguntas. En el libro avanzo y desarrollo alguna respuesta. Y siempe del lado de una «autoridad femenina», no-toda, no fundada en la impostura del poder fálico.
    Estimada Rosy, sólo veo una vía posible a tu última pregunta: uno por uno y poniendo a cada uno en su lugar de sujeto, responsable de lo que diga.
    Miquel

    Me gusta

    1. Querido Miquel: me encantaría leer su libro. En un artículo que escribí, yo propongo que se podría definir diferentes tipos de líderes, según su posición respecto del Uno qué tipo de Uno encarna), del tratamiento que haga del no-todo y del plus de goce. Por supuesto, solo di algunos esbozos, tendría que profundizar el tema. Un afectuoso saludo. Marcela.

      Me gusta

    2. Estimado Miquel!
      En principio, disculpas por mi atrevimiento a participar en el debate que propones. Te considero una referencia del psicoanálisis y con mucha apertura para el debate.
      Te escuché decir hace un tiempo algo así como que “el psicoanálisis tendrá que hacerse escuchar mediante un discurso no endogámico sino exogámico para lograr tener una incidencia en las políticas públicas”. Agregaría este comentario a lo que muy bien planteas del uno por uno., responsable de sus dichos. Pero bien sabemos de la expansión de las practicas conductivas-conductuales y de la biopolítica que favorecen las subjetivadas sometidas al autoritarismo. Esta es la posición que me preocupa de la AMP, que cada vez a mi gusto, se vuelve más endogámico.
      Quizás la pandemia ha provocado una cierta apertura con propuestas de atención virtuales de ciertas redes de orientación lacaniana, lo que me parece sumamente interesante (de hecho participo en una que se ha creado en Argentina, “Fundación Consecuencias”). Sin embargo, noto poco consentimiento al inconsciente de los que demandan. Y considero que tiene mucho que ver con “el no querer saber” pero también tiene un componente cultural-social importante. Por lo cual reafirmo mi preocupación planteada previamente. Muchísimas gracias por su respuesta.

      Me gusta

      1. Gracias por tu lectura. Y bienvenida al debate Zadig que se quiere exogámico por definición.
        Todo grupo, (asociación, escuela, partido…) tiende por su propia inercia a la endogamia, a los acuerdos tácitos, al consenso entre monólogos. Es la pandemia grupal, de derecha a izquierda, pero también de arriba abajo.
        ¿Es posible la experiencia de una «democracia analítica» que escape a esta inercia? Es lo que he intentado proponer en el libro siguiendo dos líneas:
        — la función del Más Uno inventada por Lacan con el dispositivo del cartel;
        — la máxima que J.-A. Miller planteó modificando otra de Kant: «poner a cada uno en su lugar de sujeto».
        Estamos descifrando las consecuencias de esta orientación, también en tiempos de pandemia. Work in progress. Gracias por colaborar!

        Me gusta

  5. Buena via para una suerte de «clínica diferencial» de las figuras del líder: el Uno-Todo, el Uno que se quiere único, el Uno fálico que se diferencia del Otro (del lado masculino), el Uno que se hace Otro para sí mismo (del lado femenino), el más-Uno, el «al-menos-Uno»… y seguro que hay otros!
    La lógica del cartel inventada por Lacan (4+1) puede ser la base de un vínculo social contra el autoritarismo inherente a la lógica del grupo o de la masa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s